Reconocimiento de iris

La idea de usar patrones del iris, para la identificación de personas, fue propuesta originalmente por el oftalmólogo Frank Burch en el año de 1936. Para los años ochenta la idea sólo había aparecido en películas de ciencia ficción. Para finales de esa década, otros oftalmólogos patentaron la idea   y pidieron a John G. Daugman que buscara algoritmos para el reconocimiento del iris. Estos algoritmos son la base para los sistemas actuales de reconocimiento de iris.

 Un reconocimiento de iris analiza los rasgos que existen en los tejidos coloreados que rodean la pupila, la cual tiene más de 200 puntos que pueden ser usados para la identificación.  Un escaneo de iris usa una cámara regular de video y puede hacerse desde una distancia más lejana, que un escaneo de retina. Este sistema no se ve limitado si el usuario usa lentes.

 Un proceso de reconocimiento de iris necesita que la persona se ubique, de manera que pueda ver el reflejo de su ojo en el dispositivo de escaneo.  La distancia recomendada, entre el usuario y el dispositivo  es de 60 centímetros y el proceso de verificación toma alrededor de 5 segundos, aunque la persona a ser escaneada. sólo necesita mirar al aparato por  un tiempo inferior a éste. Para evitar que un ojo falso trate de burlar el sistema, los escáneres de iris pueden modificar el brillo de la luz para ver si hay dilatación de la pupila o no.

 En los Estados Unidos, las agencias de seguridad comenzaron a utilizar la tecnología de reconocimiento de iris a comienzos de los noventas, cuando un centro penitenciario pasó a la historia como el primero en usar el reconocimiento de iris, para la identificación de prisioneros. Después de este antecedente, otras instituciones penitenciarias comenzaron a usar esta tecnología para identificar a sus trabajadores. De la misma manera, algunos aeropuertos permiten a sus pasajeros matricular  sus registros de iris, en un esfuerzo para hacer más simples los viajes a otros países.

Hoy en día, la discusión está en la posibilidad de que los bancos, puedan usar el reconocimiento de iris para las transacciones en cajeros automáticos, de hecho algunas instituciones bancarias ya han empezado a experimentar con estas tecnologías.  

La unicidad de los ojos, incluso entre los dos de una misma persona, hace que el reconocimiento de iris sea una herramienta útil para la identificación de personas, que tiene muy remotas posibilidades de ser burlado. Además su facilidad de uso y su rapidez la posicionan entre los sistemas biométricos más destacados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>